Señor, A Quién Iremos

Agradeciendo a Dios por Mi Mamá

Posted

La fiesta nacional de Acción de Gracias me trae cálidos recuerdos...familia, oración, misa y comida para los pobres de la parroquia; abuelos, tías y tíos pasaron a la eternidad; dos días libres de la escuela; La llegada del Adviento con la Navidad no está lejos...Y, por supuesto, una gran comida!

Confío que también tengas similares recuerdos acogedores.

Una gran parte de estos recuerdos giran en torno a mi madre, sin la cual esta gran fiesta no habría sido tan memorable en el pasado. Hasta el día de hoy, sus aderezos y pasteles de calabaza siguen siendo los mejores que he tenido. Con usted, de nuevo confío, agradecer a Dios por mi madre.


También alabo a Dios porque todavía la tengo conmigo. De hecho, por favor Dios, ella cumplirá noventa años en la fiesta de San Nicolás, el 6 de diciembre. Una vez más, Deo Gratias, ella goza de buena salud, aunque ahora se encuentra en un centro de atención asistida.


Mamá está feliz allí, aunque no esté sorprendida, aunque prefiere quedarse en casa, excepto por una cosa. Déjame hablar sobre eso de lo que se preocupa, porque creo que puede mejorar nuestra celebración del día de Acción de Gracias.


Su preocupación ¡Que ella se haya convertido en una carga para nosotros! Ella ha pasado su vida cuidando de nosotros, y ahora le importa que tengamos que cuidarla. Le molesta que nosotros, sus hijos, estemos preocupados por ella, tengamos que llevarla de un lado a otro, debemos vigilarla y hacer esfuerzos para cubrir los gastos mensuales que no pueden cubrir sus ingresos limitados.


Sí, escucha mientras le aseguramos que no tiene que preocuparse, que la amamos y que queremos cuidarla tan tiernamente como nos cuidó. Ella nos escucha y nos agradece... Pero, ella todavía está molesta.


En cierto modo, esto es un tributo a su sentido de responsabilidad y su alergia a cualquier sentido de derecho. Mamá creció y vivió su vocación como madre y esposa en una época en que uno agradecía sus deberes, hacía lo mejor que podía para cumplir esas responsabilidades, apreciaba la ayuda y el aliento que recibía de la familia, los amigos y los vecinos...pero nunca sentí una sensación de derecho. Autores como David Brooks y Tom Brokaw los llaman “la mejor generación” porque tenían un sentido natural de sacrificio y compromiso.

Las cosas parecen diferentes hoy. Mucha gente ya no adopta una cultura del deber, sino una de derechos: una actitud que tenemos que nos debe, privilegios que nos llegan, derechos que superan las responsabilidades, que podemos sentarnos, ser pasivos y dejar que otros se ocupen de nosotros.

Mi madre no sabría a qué me refiero con la frase “cultura de derechos”, ¡pero ella no lo cree!

Cuando le aseguramos que no tiene que preocuparse, suspira y responde: “Lo intentaré...Supongo que todo lo que puedo hacer es estar agradecida”.


Brava, mamá! Todo lo que cualquiera de nosotros puede hacer, mamá, es estar agradecido.


Agradecidos a Dios, sin los cuales no podríamos tomar nuestro próximo aliento; agradecido a una cultura de responsabilidad y gente generosa y obediente que toma las responsabilidades con seriedad;


Agradecido por la familia, los amigos y los vecinos que nos ayudan a vivir con diligencia y nos ayudan cuando somos débiles;

Agradecido por un país que fomenta un clima de virtud y responsabilidad;


Agradecido por la sensación de sacrificio por los demás cuando reciben atención, después de una vida de dar, como mamá.

Mamá, eres una gran parte de mi pasado de las celebraciones de Acción de Gracias; Este segura de que eres una parte sagrada de esta celebración del 2018. Hay muchas personas como usted, mamá, que viven diariamente creyendo que “lo que recibimos es darnos a los demás, que somos” piadosos “al tratar de cuidar a los demás sin sentido de retorno egoísta, “¿Qué hay para mí? “Pero” ¿Qué puedo hacer por ti?”


El Papa San Juan Pablo II llamó a esto “la ley del don:” estamos en nuestro mejor momento, estamos actuando como Dios lo hizo, cuando nos entregamos en amor desinteresado al otro.

Una bendita Acción de Gracias, mamá...¡y también a todos!

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment