Señor, A Quién Iremos

Conectando con Nuestro Salvador en Navidad

Posted

Bendiciones Navideñas, querida familia de la Iglesia en la Arquidiócesis de Nueva York!

A menudo me preguntan qué considero como puntales, o lecciones, de esta temporada festiva.

Muchos vienen a la mente, pero rumeen en estas dos frases por un tiempo: conexión y ayuda.

Conexión: Dios quiere que estemos conectados, a Él, a los demás y a la creación. Admitimos que no estamos tan conectados como Él desea o deseamos.

Las cosas parecen fracturadas, desintegradas, distantes, aisladas, más que conectadas. Ni siquiera puedo hacer contacto visual para asentir un “buenos días” mientras camino por la calle, ¡porque todos están absortos en un teléfono!

Un consejero exitoso que trabaja con adictos, me dice que lo contrario de la adicción es la conexión. En lugar de conectarte con el alcohol y las drogas, conéctate con otros, con El Otro, y con tu ser genuino, siendo sobrio y lúcido.

En el Jardín del Edén, estábamos conectados con Dios, nuestros primeros padres caminaron con Él en amistad, y con Su creación en el Jardín.  Ello fue aniquilado. 

De eso se trata la Navidad. ¡Dios nos reconecta a Él! ¡No puede acercarse mucho más a nosotros que convertirse en uno de nosotros! “¡La Palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros!”

Los bebés a menudo conectan a las personas: padres, familias, viejos amigos, la pareja crece en amor al sostener a su bebé.

Eso es lo que hace el bebé de Belén. Todos somos una familia que quiere levantarlo y abrazarlo. Él nos une. Estamos conectados con Dios, con nuestro verdadero ser, con los demás. Eso es lo que hace la Navidad: nos reconecta con Dios y con los demás.

¡Ayuda! Ahí está la segunda lección. A veces, cuando visito hospitales o centros de cuidados de enfermería aguda, escucho a los pacientes exclamar: “¡Ayúdenme!” Se sienten solos, incapaces de funcionar, tal vez incluso atados a la cama para no caerse. Todo lo que saben es que necesitan ayuda y ellos mismos están indefensos.

Así es la creación; así son las criaturas; así es esta criatura individual – yo – soy. ¡Necesitamos ayuda! Hay ciertos problemas que no puedo resolver por mi cuenta, una serie de dolores de cabeza para los que no tengo aspirina, historias de terror para las que no hay”...felices para siempre.”

Esa es toda una forma de expresar nuestra absoluta necesidad de un salvador. Por mucho que lo intentemos, terminamos susurrando con Auden, el poeta, “Nada de lo que sea posible puede salvarnos.”  En otras palabras, necesitamos ayuda del más allá, lo que nos parece imposible ó milagroso.

¡Necesitamos ayuda! ¡Necesitamos un salvador! Ese es el “grito primario” de la fe. Es difícil admitir eso. Sostenemos que la ayuda vendrá de la política, la póliza, el dinero, la educación, los programas, las drogas, el sexo, el crimen, el juego, el alcohol, los planes, la medicina...y, gracias a Dios, a veces pueden. Pero, tarde o temprano, cuando todo lo anterior está agotado, todavía pronunciamos: “Necesito ayuda”.

Admitir que necesitamos un salvador es la esencia de la fe. Jesús, el Salvador, se conmovió cuando alguien simplemente dijo: “¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí!”

“¡Ven, Oh Salvador tan esperado!”

¡Gracias, Dios Padre nuestro, por enviarnos a tu hijo para ayudarnos!

¡Gracias Jesús por venir como nuestro Salvador!

¡Nosotros creemos en ti!

¡Confiamos en ti!

¡Te amamos!

¡Te necesitamos!

Por mucho que haga, Jesús, hay ciertas cosas de las que no puedo salvarme. ¿Te ahorrarías todo esto?

En Navidad, estamos conectados con todos aquellos que admiten que necesitan ayuda. Eso es familia, amigos...y la Iglesia.

¡Estoy muy agradecido, como su arzobispo, por estar conectado con Dios, el Emanuel, y con todos ustedes, en nuestra súplica diaria de ayuda, en nuestra alegría Navideña de que ha nacido un Salvador para rescatarnos!

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment