First Place Award for General Excellence, Catholic Press Association, 2013-2016

Si Escuchas Su Voz
El Llamado a La Santidad
Si Escuchas Su Voz
Padre Lorenzo Ato

El papa Francisco ha publicado, con fecha 19 de marzo de 2018, su tercera Exhortación Apostólica, con el título Gaudete et Exsultate (“Alégrense y regocíjense”). ¿Cuál es el propósito de esta Exhortación Apostólica? No pretende – nos dice el Papa- presentarnos un nuevo tratado acerca de la santidad, o un nuevo análisis de los medios santificación, sino simplemente: “hacer resonar una vez más el llamado a la santidad, procurando encarnarlo en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades” (Gaudete et Exsultate, 2).

El Papa nos hace recordar que la llamada a la santidad se dirige a cada uno en particular, de una manera muy personal. Esa llamada resuena en las páginas de la Biblia: “Sean santos porque Yo soy santo” (Lv 11, 45). En el Evangelio, Jesús nos dice: “Sed perfectos, como es perfecto vuestro Padre celestial” (Mt 5, 48). El Concilio Vaticano II, señala el Papa, destacó con fuerza ese llamado universal a la santidad: “Todos los fieles, cristianos, de cualquier condición y estado, fortalecidos con tantos y tan poderosos medios de salvación, son llamados por el Señor, cada uno por su camino, a la perfección de aquella santidad con la que es perfecto el mismo Padre” (Lumen Gentium, 11). El papa Francisco enfatiza que la santidad no tiene un único camino, cada santo hace su “propio camino”, de ahí que no debemos desanimarnos porque nos parezcan inalcanzables algunos modelos de santidad; cada cristiano debe discernir cuál es el camino que debe recorrer, no se trata de “copiar” la vida de un santo determinado, “lo que interesa es que cada creyente discierna su propio camino y saque a la luz lo mejor de sí, aquello tan personal que Dios ha puesto en él (cf. 1 Co 12, 7), y no que se desgaste intentando imitar algo que no ha sido pensado para él” (Gaudete et Exsultate, 11). De lo que se trata es de vivir el Evangelio en nuestro propio estado de vida, “cada uno por su camino”. Los santos son, ciertamente, propuestos por la Iglesia como “modelos de vida”; pero, no debemos olvidar que Jesús en el modelo de toda perfección, Él es “iniciador y consumador” de santidad. Jesús envió a todos el Espíritu Santo para llevarnos por el camino de la santificación (Cf., Lumen Gentium, 40).

La santidad nos está reservada a un pequeño grupo de privilegiados, ni es necesario abandonar nuestras ocupaciones ordinarias “para dedicar mucho tiempo a la oración”, sino que “todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra” (Gaudete et Exsultate, 14). En ese sentido, para ser santo, no es necesario escoger la vida sacerdotal o religiosa, o el “retiro del mundo” en la soledad. “Una misma es la santidad que cultivan, en los múltiples géneros de vida y ocupaciones, todos los que son guiados por el Espíritu de Dios” (Lumen Gentium, 41). Muchas personas se han santificado haciendo tareas ordinarias, sin necesidad de abrazar la vida sacerdotal o religiosa. Ciertamente, tenemos muchos religiosos y sacerdotes santos, como también otros no tan santos, y algunos que incluso pueden ser “motivo de escándalo” para los fieles. Lo que determina que alcancemos la santidad no es un determinado estado de vida, sino nuestra respuesta a la gracia divina.

El Concilio Vaticano II ha enfatizado que todos están llamados a la santidad: “En la Iglesia, todos, lo mismo quienes pertenecen a la Jerarquía que los apacentados por ella, están llamados a la santidad, según aquello del Apóstol: «Porque ésta es la voluntad de Dios, vuestra santificación» (1 Ts 4, 3; cf. Ef 1, 4). Esta santidad de la Iglesia se manifiesta y sin cesar debe manifestarse en los frutos de gracia que el Espíritu produce en los fieles” (Lumen Gentium, 39). La santidad es indesligable del seguimiento de Jesús. Los seguidores de Cristo— como dice la Lumen Gentium—son llamados no en razón de sus obras, sino en virtud del designio de Dios y por gracia divina, y son justificados en el Señor Jesús. En consecuencia: “es necesario que con la ayuda de Dios conserven y perfeccionen en su vida la santificación que recibieron. El Apóstol les amonesta a vivir «como conviene a los santos» (Ef 5, 3) y que como «elegidos de Dios, santos y amados, se revistan de entrañas de misericordia, benignidad, humildad, modestia, paciencia» (Col 3, 12) y produzcan los frutos del Espíritu para la santificación (cf. Ga 5, 22; Rm 6, 22). Pero como todos caemos en muchas faltas (cf. St 3,2), continuamente necesitamos la misericordia de Dios y todos los días debemos orar: «Perdónanos nuestras deudas» (Mt 6, 12). Es, pues, completamente claro que todos los fieles, de cualquier estado o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad” (Lumen Gentium, 40). Santo es aquél que testimonia realmente en su vida la caridad; para esto no es necesario hacer “obras extraordinarias” sino “hacer extraordinariamente bien” las cosas ordinarias de vida, a partir de pequeños gestos, como dice el papa Francisco: “Bajo el impulso de la gracia divina, con muchos gestos vamos construyendo esa figura de santidad que Dios quería, pero no como seres autosuficientes sino «como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios» (1 P 4,10) (Gaudete et Exsultate, 18). La santidad no es un premio que se nos otorga por nuestras “buenas obras”, pues nadie puede justificarse delante de Dios; somos santificados por el Espíritu Santo.

El Papa nos pone en guardia frente a “dos enemigos sutiles de la santidad”: el gnosticismo y el pelagianismo, dos herejías condenadas por la Iglesia. El pelagianismo sostiene que podemos alcanzar la perfección por nuestras solas fuerzas, exalta la voluntad humana como si no necesitáramos de la gracia de Dios; se ignora la fragilidad de la condición humana. En el neo pelagianismo se habla de la gracia pero esta queda minimizada hasta el punto que no se la considera relevante. Hay que señalar que no somos santos porque no pecamos, sino porque nos esforzamos permanentemente por vivir en la gracia de Dios; la santidad es “perfección en la caridad”. No debe reducirse la santidad de vida a una santidad de tipo “moral” como resultado de una ascesis rigurosa para vencer las tentaciones. La Iglesia—dice el papa Francisco—“enseñó reiteradas veces que no somos justificados por nuestras obras o por nuestros esfuerzos, sino por la gracia del Señor que toma la iniciativa” (Gaudete et Exsultate, 52). El neo pelagianismo actualmente puede manifestarse de diversas maneras: “la obsesión por la ley, la fascinación por mostrar conquistas sociales y políticas, la ostentación en el cuidado de la liturgia, de la doctrina y del prestigio de la Iglesia, la vanagloria ligada a la gestión de asuntos prácticos, el embeleso por las dinámicas de autoayuda y de realización autorreferencial” (Gaudete et Exsultate, 57). La santidad es una obra del Espíritu Santo en nosotros. La santidad es seguimiento fidelizado a Jesús; seremos santos en la medida en que hacemos de Jesús el centro de nuestra vida, al punto que podamos decir como san Pablo, “para mí vivir es Cristo” (Flp 1, 21).

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

BROWSE OUR GALLERY