Señor, A Quién Iremos

El Respeto por la Ética de La Vida Es un ‘Trato de Acuerdo’

Posted

Entre otros títulos, el mes del Santo Rosario, el mes de las misiones, los treinta y un días que comienza el martes son parte del Mes de Respeto a la Vida.

Proteger la dignidad de la persona humana y la santidad de cada vida humana, desde el útero hasta la tumba, son pilares de nuestros principios católicos de justicia social, así como son las normativas de una República que fomenta el bien común.

El Papa San Juan Pablo II a menudo instó a una “cultura de la vida” para contrarrestar una “cultura de la muerte” dominante, y el Papa Francisco con frecuencia describe una “cultura de usar y tirar”, donde las vidas humanas pueden ser descartadas, destruidas, maltratadas y eliminadas.

Si bien es cierto que hay una gran cantidad de razones para estar tristes acerca de nuestros nobles esfuerzos para proteger la vida humana inocente, como fue tan evidente el pasado enero con las celebraciones morbosas de la espantosa ley de expansión del aborto en Nueva York, también abundan las razones para la esperanza.

Una de esas razones para la confianza proviene de la creciente aprensión de nuestra sociedad sobre el abaratamiento generalizado de la vida humana por la violencia, donde la eliminación de otros, llegando a ser “una molestia”, “diferentes” o “en el camino” es la evidencia o evidente de una amplia franja de nuestra cultura.

Por un lado, las personas con razón, se preocupan por la denigración de los inmigrantes y refugiados, el odio racial está al acecho, la preferencia por la pena de muerte y la violencia armada de manera desenfrenada.

Luego, en el otro espectro, están las personas que lamentablemente se afligen por el aborto, el suicidio asistido por un médico y el abandono del papel único y privilegiado del matrimonio y los hijos, según el cual ha sido definido por el Creador, teniéndolo como el santuario de la vida y del bien común.

Ambas partes expresan ansiedad por la creciente tasa de suicidios, la epidemia de drogas y opioides y el aumento de la cultura que reduce a los oponentes a objetos vilipendiados.

Como se veía en los titulares de la primera plana del domingo pasado, “El mundo en el que vivimos ahora es uno en el que ningún lugar es seguro, ninguna vida realmente importa, cuando se trata de violencia”.

En los últimos meses, me he reunido con muchos líderes de gran prestigio en nuestra comunidad en este desafío de la vida de respeto, que afecta a un país donde la vida humana, figura como el primero de nuestros derechos inalienables. Dos de estas sesiones son ilustrativas de la división que enfrentamos.

Un líder apoyó mucho nuestra defensa del derecho a la vida del bebé en el útero. Pero luego ella ofreció un poco de crítica: “Descanse por un tiempo en su defensa por el inmigrante y refugiado. Usted está perdiendo apoyo y debilitando su postura pro-vida”.

Dos semanas después, otro líder entró para conversar. Estaba encantado con nuestra postura sobre los derechos de los inmigrantes y el control de las armas, pero me reprendió: “Estás demasiado obsesionado con el aborto. Déjalo, o al menos atenúalo por un tiempo.

No hace falta decir que no fui receptivo a ninguno de los consejos, y se los dije.

Es un “acuerdo global”, amigos, y por mi parte estoy muy agradecido por nuestro respeto holístico y constante por la ética de la vida. Cuando veo a nuestra gente en defensa pacífica frente a un aborto, o afuera de una prisión en otro estado donde un preso encarcelado espera una ejecución inminente, aliento a esas personas pro-vida.

Cuando alguien se burla de mí, alegando que estamos “colgados” de la vida del recién nacido, ¡estoy de acuerdo! ¡Estamos!

Cuando me encuentro con otro que me pregunta por qué estamos “del lado” de aquellos que, como nuestros abuelos, están ansiosos por un nuevo hogar seguro aquí en Estados Unidos, me complace explicarlo.

Tampoco me disculpo por nuestra defensa vigorosa particularmente del pequeño bebé en el útero. Me temo que, si la vida no es segura allí, está en peligro en cualquier lugar. Si se elogia la tijera del bebé no nacido, se defiende por ley, se paga con dinero de los impuestos y se considera un derecho que supera a todos los demás, en caso de que nos sorprenda que, como afirma el Papa Francisco, ¿”Acaso podemos extender un contrato sobre cualquier otra vida que se interponga en nuestro camino?

Ronald Reagan solía observar que, una vez que un pueblo democrático tiene todos los hechos y puede evaluar los resultados de ciertas políticas y tendencias en nuestras vidas comunes, luego, la gente tomará la decisión correcta.

Observamos que eso comienza a suceder, a medida que más y más personas reflexivas comienzan a preocuparse por las toxinas en nuestra cultura: drogas, suicidio, violencia, armas, racismo, eutanasia y aborto.

¡Feliz Mes del Respeto por la Vida!

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment