Señor, A Quién Iremos

Haciendo Buen Uso de Nuestros Dones

Posted

Hace una semana, más o menos, nosotros sacerdotes, diáconos, mujeres y hombres religiosos—y un número cada vez mayor de fieles laicos, que rezan diariamente lo que la Iglesia llama El Oficio Divino que fue meditado en la segunda carta de San Pablo a los Corintios. ¡Allí San Pablo está pidiendo dinero! ¡Sí, una colecta! ¡Se remonta tan lejos!

El apóstol está profundamente preocupado por la iglesia madre en Jerusalén, sufriendo persecución y dificultades, y convoca al resto de la iglesia para que lo ayude.   Está agradeciendo a los Corintios por su generosidad.

Luego el observa: “Hay una cosa que deseo evitar, a saber, cualquier culpa por mi manejo de la generosa colecta”.

La Biblia nos recuerda que nosotros, como San Pablo, que tenemos la administración del tesoro que el pueblo de Dios le da a la Iglesia, debemos administrarlo sabiamente, abiertamente, y con astucia, ansiosos por rendir las cuentas. Dios no quiera que debemos dar escándalo al manejar imprudentemente, tontamente o incorrectamente el dinero que la gente de Dios nos contribuye.

Temo que eso sucede. Somos conscientes de las inquietantes noticias de los obispos, pastores, o personas de la Iglesia que realizan un seguimiento de las donaciones, el despilfarro, el robo, o el desperdicio. ¡San Pablo se avergonzaría! Eso es un pecado; eso es un escándalo; eso es una injusticia.

Por eso, cuando llegué como su arzobispo hace más de una década, le pedí a Bill Whiston, nuestro experimentado director financiero y su hábil oficina, que le proporcionara un informe anual de las finanzas arquidiocesanas; el más reciente fue publicado en la edición anterior de Catholic New York. Es por eso que nuestras finanzas arquidiocesanas se someten a una auditoría anual por parte de una empresa externa respetada; es por eso que cuento con el sabio consejo de un Consejo Arquidiocesano de Finanzas de primer nivel (consulte el informe financiero para obtener una lista completa de los miembros del Consejo de Finanzas), con comités de trabajo sobre auditoría, inversión y construcción y propiedades; es por eso que no puedo vender ningún activo de la arquidiócesis sin una revisión por parte del consejo de finanzas, el colegio de consultores y el consejo de sacerdotes. Quiero asegurarles que contamos con vigilancia efectiva, transparencia, controles y equilibrios.

Como San Pablo, le agradezco tu generosidad. Bettina Alonso y su espléndida Oficina de Desarrollo me dicen que la Corresponsabilidad del Cardenal del año pasado volvió a superar el objetivo, y el progreso del año 2019 está en el objetivo. Ella también informa que nuestra Campaña Capital de Renovar y Reconstruir está alcanzando $250 millones en promesas, ¡lo que representa un 25% por encima del objetivo! Como saben, el 74% de esa campaña se queda en nuestras parroquias, y los fondos restantes ayudan a apoyar servicios importantes como nuestro seminario, una residencia para nuestros sacerdotes jubilados y las escuelas Católicas.

El Monseñor Kevin Sullivan, director ejecutivo de Caridades Católicas,  muestra la bondad de sus benefactores, al igual que Susan George por la generosidad de los devotos partidarios de nuestro Fondo de Becas de las Escuelas Católicas del Barrio.

Esta gratitud que expreso es aún más ferviente ahora que la arquidiócesis y la Iglesia continúan recuperando desde los escándalos de abuso. Nuestra primera prioridad para responder a esta crisis debe ser el cuidado y la preocupación por las víctimas-sobrevivientes del abuso. Hemos aprendido, especialmente a través de nuestro aclamado Programa de Compensación e Reconciliación Independiente, que lo que más desean las víctimas sobrevivientes es un reconocimiento por parte de la Iglesia del daño que han sufrido, un paso importante hacia un sentido de sanación y justicia. Nos dicen que recibir una compensación es una señal tangible del dolor y del deseo de reparación de la Iglesia.

Al mismo tiempo, sin embargo, el impacto financiero en la Iglesia en América es enorme, ¡con diócesis y órdenes religiosas aquí en los Estados Unidos gastando más de $ 4 mil millones en compensación para víctimas y honorarios de abogados! Aquí en el estado de Nueva York, nuestros gastos solo aumentarán a medida que nos enfrentemos a la “ventana” de un año en el estatuto de limitaciones, que comenzó el 14 de agosto.

Al igual que San Pablo, debo tratar de equilibrar los asentamientos legítimos y justos con aquellos terriblemente maltratados, y mis sagrados deberes de ejercer la responsabilidad adecuada para asegurarme de que los regalos que todos donaron para propósitos de la Iglesia: parroquias, caridad, educación, atención médica y evangelización—solo se usan para eso. Le he asegurado que los regalos que da con fines sagrados, como se mencionó anteriormente, no han sido tocados por los gastos de la crisis de abuso, y estoy comprometido a hacer todo lo posible para mantener esa seguridad. Por supuesto, hoy es imposible predecir cuántas demandas se presentarán y qué impacto tendrá en las finanzas futuras de la arquidiócesis. Haré todo lo posible para mantenerlos informado.

Pero la pregunta obvia: ¿de dónde, entonces, ha venido el dinero para pagar estos enormes desembolsos? Como te mencioné hace tres años, cuando comenzamos el efectivo Programa de Compensación e Reconciliación Independiente, nuestra familia arquidiocesana hizo lo que la mayoría de las familias hacen en una emergencia: ¡tomamos un préstamo! A partir del 23 de julio del 2019, hemos pagado $ 66,072,984 a 335 víctimas, así como           $ 6,966,100 en gastos del programa y honorarios de otros abogados. Preveo que esos costos continuarán en el año de “mirar hacia atrás”.

Bueno, aunque muchos me han dicho que es consolador saber que ninguno de su dinero donado para la misión, el mensaje y el ministerio de Jesús y Su Iglesia ha sido utilizado para pagos, ¡alguien tiene que pagar ese préstamo! ¿De dónde viene eso?

Cuando todo está dicho y hecho, esta arquidiócesis no tiene un centavo que no haya provenido de la generosidad de nuestra gente. Lo que estamos utilizando para estos gastos extraordinarios son los ingresos de los arrendamientos de propiedades que de otra manera no se utilizarían. He compartido con ustedes antes de mi gran aprecio por la buena administración fiscal de mis predecesores. Por ahora podemos mantener los gastos debido a su sabiduría en el pasado. En los próximos días, contamos con la cobertura de seguro que mis predecesores y sus equipos financieros acordaron para ayudar en la compensación.

Las críticas, y hay algunos, ya han escrito para decirme que “ya no están donando al arquidiócesis porque su dinero se está utilizando para pagar víctimas y abogados”. Intento responder cortésmente con los hechos que acabo de compartir contigo que este no es el caso. (¡Por cierto, cuando investigamos, la mayoría de estas críticas nunca han sido generosos apoyadores en el pasado de todos modos!)

La angustiosa mayoría de ustedes me dice que quiere apoyar a la Iglesia que aman en este momento de crisis, a pesar de su ira, frustración y tristeza justificables, y que se dan cuenta del bien hecho por la misión, el mensaje y los ministerios de Jesús y Su Iglesia están más esenciales que nunca, si la reforma y renovación que todos anhelamos es continuar.

Por lo tanto, repito mi agradecimiento y prometo que los mantendré informados. No es mi Iglesia sino la del Señor; ¡No es mi dinero sino el tuyo, el pueblo fiel de Dios!

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment