Hermanas Dominicanas de Nashville Lideran Retiro Familiar en El Bronx

Posted

Citando las sabias palabras del papa Francisco, la hermana Mary Johanna Mellody, O.P., le aconsejó a su atenta audiencia que las cuatro cosas más importantes que los miembros de una familia pueden decirse son: por favor, gracias, lo siento, y te amo.

“Podemos brindar consuelo a los demás tal como Verónica dio consuelo a Jesús”, dijo la hermana Mary Johanna, de las Hermanas Dominicanas de la Congregación de Santa Cecilia en Nashville, Tennessee, en español durante un retiro el 23 de marzo para familias hispanas en la parroquia de St. Raymond en el Bronx.

“Podemos dar amor y aliento a los demás tal como Jesús dio consuelo a las mujeres (Hijas de Jerusalén)”.

La monja también habló sobre el significado de los tres pilares de la Cuaresma: oración, ayuno y limosna, y el viacrucis. Su audiencia matutina de 125 personas incluyó esposos, esposas e hijos, así como primos, tíos, tías y abuelos. (Otras 90 personas asistieron a un retiro que se dio en inglés por la tarde). Las familias estaban ansiosas por escuchar sobre la fe y el consejo familiar de la monja, quien se inspiró en las palabras de la biblia, la Iglesia, los papas y los santos para ayudarla a presentar sus puntos acerca de la creación de una iglesia domestica.

Fue como escuela dominical, excepto que era sábado, y era para toda la familia, incluyendo a parientes más lejanos. Las actividades incluyeron música llena de fe, acompañada por piano, que se cantó y se bailó, y hasta hubo un baile estilo trencito humano lleno de diversión yendo de arriba a abajo por los pasillos del auditorio de la escuela de St. Raymond. Las actividades también incluyeron la decoración de velas que luego fueron bendecidas por el párroco, el padre James Cruz, quien celebró la misa de apertura del retiro.

En su homilía, el padre Cruz aludió a la historia del hijo pródigo y habló sobre la importancia de la fe, el amor y la familia.

La hermana Mary Johanna, ayudada por dos monjas de su congregación, dirigió todas las actividades y presentaciones. Ella viaja por el país dirigiendo retiros familiares similares, a menudo acompañada por otras monjas que la ayudan a llevar la buena nueva del Señor para guiar a las familias a orar juntas, jugar juntas y permanecer juntas.

“Con Cristo, tenemos todo lo necesario. Él murió para darnos la vida”, dijo la hermana Mary Johanna a las familias mientras las instaba a poner la fe primero y hacer del Señor el centro de su vida familiar.

“El egoísmo destruye el amor” ella agregó, instando a la audiencia a dar gran importancia a la cooperación familiar y al tiempo de recreación familiar. La hermana también habló del valor de los cuatro tipos de oración: adoración, contrición o confesión, acción de gracias y súplica.

Las charlas y las presentaciones de diapositivas se basaron en una guía de la congregación de las Hermanas Dominicas de Santa Cecilia. El libro, lleno de imágenes religiosas como la natividad y la última cena, se titula “Una breve guía para orar en familia: Crecer juntos en la fe y el amor cada día” (St. Benedict Press, 2014).

Los temas de la presentación destacaron el significado de la señal de la cruz, las oraciones del padrenuestro y el avemaría, así como la creación y el mantenimiento de una iglesia domestica que incluya oraciones familiares antes de acostarse, reuniones familiares mensuales, preparación en familia para la misa, ir juntos a confesión, y tener un espacio sagrado como por ejemplo una mesa adornada con estatuas religiosas, rosarios, biblias, libros eucarísticos y agua bendita.

Durante un receso, el feligrés Milton Quirola, de 44 años, dijo: “Hoy estamos aprendiendo mucho; esto es muy bueno para todos los que estamos aquí. Las enseñanzas son buenas. Estamos aprendiendo a evitar errores en la vida y a vivir mejor sabiendo verdaderamente qué es la familia, el respeto y el amor, como el Señor nos llama a vivir”.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment