First Place Award for General Excellence, Catholic Press Association, 2013-2016

Misa de Nuestra Señora de la Divina Providencia Muestra Solidaridad con Puerto Rico
Por ARMANDO MACHADO
Foto por Christian Cisneros
MISA EN LA CATEDRAL—El cardenal Dolan extiende un cálido saludo en el santuario al padre Enrique Camacho Monserrate, director de Caritas en Puerto Rico, principal celebrante de la misa de Nuestra Señora de la Divina Providencia en la Catedral de San Patricio el 19 de noviembre. Los diáconos Jaime Bello y Fernando Vásquez a lado y lado del padre Camacho.

La misa anual en la catedral de San Patricio en honor a Nuestra Señora de la Divina Providencia tuvo un significado especial este año debido al continuo sufrimiento en Puerto Rico después del huracán María, el cual dejó a muchas personas sin electricidad o agua potable, y con pocas esperanzas.

La misa en español fue celebrada por el padre Enrique Camacho Monserrate, director de Caritas Puerto Rico, quien afirmó que Puerto Rico se levantaría con la ayuda del Señor.

“Esta lectura del Evangelio de San Mateo tiene mucho que ver con el talento, el uso de nuestros talentos y nuestra celebración el día de hoy de la Madre de la Divina Providencia”, dijo el padre Camacho en su homilía durante la misa del 19 de noviembre.

“Debemos ofrecernos (y nuestros talentos) para servir a la Providencia de Dios... Debemos amar”.

Nuestra Señora de la Divina Providencia es la patrona de Puerto Rico.

El padre Camacho habló acerca de cómo él, sus seres queridos y amigos están perseverando en medio de las dificultades derivadas del huracán María, una tormenta de categoría 5 que azotó la isla el 20 de septiembre.

“Todos tenemos talentos y es importante que todos los reconozcamos y utilicemos para servir a los demás”, dijo el padre Camacho. El sacerdote habló de expresar sus habilidades como comediante para hacer reír a su querida abuela a pesar de sus lágrimas de dolor debido a las terribles situaciones causadas por el huracán.

El padre Camacho también habló de ser testigo de cuántas personas en Puerto Rico se han estado ayudando mutuamente, asistiendo a sus vecinos y amigos, e incluso a los que eran extraños y que ahora se han hecho amigos en medio del dolor. El padre dijo que la gente va a superar el dolor y que ellos y su amado Puerto Rico se van a levantar.

“Es cierto que hemos sufrido”, dijo el sacerdote, “pero la gente está mirando más a Dios, las iglesias se están llenando”. El señaló que debido a que muchas personas no han podido ver televisión o usar Internet, familiares, amigos y vecinos se están hablando más entre sí y se están acercando los unos a los otros.

En una breve entrevista después de la misa el padre Camacho dijo a CNY: “La esperanza que yo tengo es que avancemos, hay muchas señales positivas que estamos viendo, especialmente en lo que concierne a la fe; la gente está mirando más al Señor. Este huracán ha acercado a muchas personas a Dios, y se están volviendo más unidas”.

El padre Camacho fue invitado por el cardenal Dolan a celebrar la misa especial de solidaridad a la cual asistieron unas 1.400 personas.

El cardenal al ofrecer unas palabras de bienvenida, dijo: “Gracias, padre Enrique por su presencia entre nosotros, estamos muy contentos”.

El cardenal Dolan y el obispo Nicholas DiMarzio de Brooklyn, y otros sacerdotes y funcionarios de la arquidiócesis, visitaron Puerto Rico el 30 de octubre. La delegación de Nueva York pasó el día con el arzobispo de San Juan, Roberto González. La arquidiócesis de Nueva York, a través de sus parroquias y donantes, recaudó $700.000 dólares para el pueblo de Puerto Rico.

El cardenal Dolan, el padre Camacho y el padre Eric Cruz fueron recibidos con aplausos cuando declararon al final de sus respectivos comentarios: ¡Que Viva Nuestra Señora de la Divina Providencia, Que Viva Puerto Rico!

El padre Cruz, quien fue concelebrante de la misa, ofreció un discurso de clausura. Él es el párroco de St. John Chrysostom en el Bronx y el director de Caridades Católicas en el Bronx. El también agradeció al padre Camacho por venir a Nueva York para celebrar la especial misa.

“Estoy encantado de que él esté aquí, él está allí, lo está viviendo; él tiene familia allí con la cual creció”, dijo el padre Cruz a CNY después de la misa.

“Esta es una conexión y puente que son muy necesarios”, dijo acerca de la comunidad de Nueva York que está ayudando a las personas en Puerto Rico. El padre Cruz dijo que no ha podido contactar a algunos de sus miembros familiares más lejanos quienes viven en la región montañosa central de la isla. Su familia inmediata está aquí en los Estados Unidos, incluyendo a su madre quien vive en el Bronx.

Antonio y Jackie Soto, una pareja casada y feligreses de la parroquia de St. John Chrysostom en el Bronx, dijeron que estaban agradecidos por la misa, por las alentadoras palabras de fe y esperanza del padre Camacho, y por la dedicada ayuda de la Iglesia en Puerto Rico.

Algunos puertorriqueños del área de Nueva York han podido viajar a la isla en las últimas semanas y traer de regreso consigo a sus seres queridos.

“Sí, el 17 de octubre traje aquí a mi madre de 80 años, y traje a mi hermano y a mi hermana. Doy gracias a la Santísima Virgen: mi madre en el cielo que me ayudó a traer a mi madre de la tierra”, dijo Soto a CNY. “Mi madre se llama Cecilia Soto-Perez; y mis hermanos son Yolanda y Hernán... El padre Cruz y Caridades Católicas han ayudado mucho a la comunidad puertorriqueña. Estoy muy feliz con Caridades Católicas”.

La señora Soto, quien estaba al lado de su esposo sonriendo tiernamente, afirmó: “Puerto Rico se levantará”.

El programa de la misa tenía una lista de 10 concelebrantes, incluyendo a monseñor Kevin Sullivan, director ejecutivo de Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Nueva York, y a monseñor Robert Ritchie, rector de la catedral.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

BROWSE OUR GALLERY