Nuevo Arzobispo de Washington Insta Fe Renovado en Medio de Desafíos

Posted

Durante su ceremonia de instalación como nuevo arzobispo de Washington, el arzobispo Wilton D. Gregory reconoció las dificultades que han asediado a la Iglesia Católica recientemente y urgió a los líderes y laicos católicos a no desanimarse.

“Estamos en un momento decisivo para esta comunidad local de fe”, dijo en su homilía durante la Misa del 21 de mayo en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción, subrayando además que “nuestro reciente dolor y vergüenza no nos definen” pero deben purificar a la arquidiócesis para continuar su trabajo en lo sucesivo.

Reflexionando sobre la lectura del evangelio del día acerca de los apóstoles que se habían amedrantado por la tormenta en el mar, dijo que la historia “es una digna metáfora para nosotros como pueblo de fe que nos hemos visto sacudidos” por “olas de revelaciones muy preocupantes”.

Gregory, quien había sido anteriormente el líder de la Arquidiócesis de Atlanta y también había servido como obispo de Belleville, Illinois y como obispo auxiliar de Chicago, no mencionó por su nombre la crisis de abuso sexual, pero claramente no tenía necesidad de hacerlo.

La congregación presente en la basílica saludó al obispo alegremente durante la procesión de entrada, un aplauso prolongado después de su aceptación formal en su papel como pastor, y olas sucesivas de aplausos durante la procesión de salida al final de la Misa de dos horas, cuando muchos le tendieron la mano en saludo y muchos otros tomaron fotos con sus teléfonos celulares.

Su mensaje se centró principalmente en la comparación de la iglesia presente con los atemorizados apóstoles en el mar que habían olvidado que Jesús estaba en la barca con ellos.

“Dentro de mi corazón yo sé, y creo que en el fondo de sus corazones ustedes también lo saben: Jesús está en la barca con nosotros”, incluso en tiempos turbulentos, dijo.

El arzobispo Gregory subrayó que no tenía todas las respuestas y que no existe un único ministerio o programa que resuelva la crisis actual, pero que tenía la seguridad de que la Iglesia debe poner su confianza en Dios y sólo en Dios.

Animó a los líderes eclesiales a admitir sus propias faltas y señaló que, por su parte, reiría y lloraría con los miembros de la arquidiócesis y admitiría sus faltas “cuando las cometa, no cuando se revelen”, lo cual provocó el aplauso de la audiencia. —CNS

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment