Señor, A Quién Iremos

Nuevos Puestos Importantes Para Dos Sacerdotes

Posted

En general, mi columna no es un lugar para analizar los cambios del personal, pero espero que me permita contarle algo sobre dos decisiones que son particularmente importantes para nuestra arquidiócesis.

Hace casi treinta años, los obispos del Estado de Nueva York establecieron Fidelis Care, una compañía de seguro de salud sin-fines-de-lucro de Medicaid para ayudar a las personas con recursos limitados. Fidelis Care ha crecido tanto en las últimas tres décadas que, el año pasado, atendía a 1.7 millones de personas.

Hace dos años, la junta de Fidelis Care, en su mayoría laicos profesionales de la salud, se acercó a los obispos del Estado y les recomendó que era hora de contemplar la venta de Fidelis Care; los obispos estuvieron de acuerdo, por una variedad de razones, incluyendo el hecho de que la Iglesia no debería estar en el negocio de seguros, el futuro de una compañía de seguros médicos de Medicaid en estos días inciertos, está más allá del alcance del ministerio de la Iglesia, y el Estado es más y más requiriendo que Fidelis Care haga lo que no puede hacer si Fidelis Care es fiel a las enseñanzas y tradiciones Católicas. Los obispos estuvimos de acuerdo, siempre y cuando el consumidor siguiera sirviendo a nuestros clientes, y con respeto a las tradiciones Católicas.

En aquel momento, se inició un plan para vender Fidelis Care, y después de largas e intensas negociaciones, la venta de Fidelis Care a Centene, un líder nacional de programas de seguro administrativo de cuidados, se finalizó este julio pasado. Cooperamos estrechamente con los funcionarios del estado durante todo el proceso, especialmente la Oficina de Caridades en la Oficina del Abogado General. Las ganancias de $3.3 mil millones de la venta se usaron para establecer la Fundación de Salud Madre Cabrini. Estos fondos no es propiedad de los obispos, sino que está en una fundación protegida para el servicio de los pobres, enfermos y ancianos. Al igual que Fidelis Care, la Fundación servirá a los más necesitados en todo el Estado de Nueva York y proporcionará lo esperado de subsidios anuales por un total de $150 millones a perpetuidad para las necesidades sanitarias y de salud, incluidos todos los determinantes sociales, por ejemplo, el cuidado de los ancianos, niños pobres, educación, vivienda y comida para los hambrientos, de todos los neoyorquinos, de todos los colores, nacionalidades y religiones (o sin religión en absoluto).

El pasado mes de junio, la Fundación de Salud Madre Cabrini celebró su primera reunión de la junta. Se decidió que los obispos, que sirven como los “miembros” de la fundación, y la junta directiva necesitaban comenzar a identificar el liderazgo de la nueva Fundación y desarrollar un protocolo para la concesión de subvenciones. Han estado haciendo esto durante los últimos tres meses.

Rápidamente, los obispos y el consejo recomendaron unánimemente que, con mi aprobación como obispo, que el Monseñor Gregory Mustaciuolo fuera la opción lógica y perfecta para servir como el primer CEO de la Fundación. Hace dos años, los obispos le encomendaron dirigir el proyecto hercúleo de vender Fidelis Care y establecer la Fundación de Salud Madre Cabrini, trabajando con Mike Costello, un abogado de Albany, y un representante de cada una de las ocho diócesis. Monseñor Mustaciuolo, mientras cumplía fielmente con sus responsabilidades y deberes como vicario general y canciller, encabezó un equipo de abogados, personal de finanzas, expertos gubernamentales y de autoridad reguladora, cabilderos y profesionales de las comunicaciones y las relaciones públicas a lo largo de todo el proceso. Yo contaba con el servicio continuo de Monseñor Mustaciuolo aquí en la arquidiócesis por un largo tiempo, mi principio es que siempre debo anteponer las necesidades de la Iglesia. La Fundación de Salud Madre Cabrini es la mayor fundación de atención médica en el Estado de Nueva York y, de hecho, es la mayor fundación del mundo que se guía por las enseñanzas y tradiciones Católicas.   Lo que la Fundación logrará en el nombre de la Iglesia es notable, y aunque perdería personalmente el consejo diario del Monseñor Mustaciuolo, estoy seguro de que hará aún más bien por la Iglesia en su nuevo papel que él ha podido hacer a lo largo de sus casi veinticinco años de servicio en la cancillería. Además, valoro mucho su consejo y le pedí que siguiera manteniéndose cerca guiando dos importantes proyectos en curso: la respuesta de la arquidiócesis a la citación judicial del Abogado General, especialmente el oficio del liderazgo en el programa IRCP; y las transacciones inmobiliarias relacionadas con nuestras parroquias y la arquidiócesis a raíz del programa Hacer Todo Nuevo. 

Como Director Ejecutivo interino de La Fundación de Salud Madre Cabrini desde junio, y consciente desde julio de que se desempeñará como CEO, Monseñor Mustaciuolo, unido con la junta, ha estado trabajando diligentemente para poner en marcha la Fundación antes de fin de año, dirigido por el Abogado General para el Estado de Nueva York, requiere este anuncio en este momento. Están cada vez más cerca en establecer el espacio de la oficina y la contratación de varios puestos de liderazgo. Además, tienen un contrato con David Barrett Partners, que participa activamente en la búsqueda de un Director de Inversiones, una posición crítica en una fundación de este tipo. Al mismo tiempo, están desarrollando un protocolo de otorgamiento de subvenciones para su eventual aprobación por parte de los obispos y la junta de laicos para que, posteriormente, se pueda contratar a un equipo profesional de concesión de subvenciones.

La primera reunión de la junta de trabajo con los obispos está programada para octubre. Una vez que se haya establecido y determinado gran parte de lo anterior, le responderé con una actualización de La Fundación de Salud Madre Cabrini. En este momento, realmente no hay detalles para mencionar.

Dado que desde fines de junio o principios de julio sé que Monseñor Mustaciuolo se iría a fin de año para ocupar el cargo de director general, en los últimos tres meses he usado el tiempo para rezar y reflexionar sobre su sucesor como vicario general y canciller. Recientemente, invité al Padre Joseph LaMorte a servir en este puesto, y él aceptó. Tan pronto como podamos designar un nuevo pastor para sucederlo, el Padre LaMorte puede comenzar su transición a este nuevo y pesado deber. El Padre LaMorte ha servido exitosamente como pastor de parroquias grandes y activas, recientemente en San Gregorio Barbarigo en Garnerville. Además, durante 12 años se ha desempeñado como presidente de nuestro consejo presbiteral arquidiocesano y, además de eso, como capellán en las reservas. Entonces, él conoce muy bien a nuestra arquidiócesis y parroquias. Estoy seguro de que él servirá efectivamente como nuestro vicario general y canciller, y esperamos trabajar estrechamente con él. Bienvenido, Padre LaMorte.

¡Dos grandes sacerdotes al servicio de Jesús y su Iglesia!

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment