Peregrinos de Nueva York Regresan Alegres de La JMJ Panamá

Posted

Habiendo asistido a un retiro de clase mundial dirigido por el papa Francisco, los peregrinos arquidiocesanos de Nueva York regresaron de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Panamá 2019 renovados en su viaje de fe, y apreciaron este momento como un alegre punto de inflexión el cual siempre van a recordar.

Los 44 peregrinos jóvenes adultos y nueve coordinadores regresaron el día después de la clausura de la reunión de Panamá que se llevó a cabo del 22 al 27 de enero. Un punto culminante fue cuando uno de los peregrinos de Nueva York, Josué Rosario Cruz, de 24 años, participó en el Camino de la Cruz dirigido por el papa Francisco la noche del 25 de enero en el campo Santa Maria La Antigua de la ciudad de Panamá.

“Yo estaba muy emocionado. Yo me sentía como nervioso, no me encontraba. Pero una vez el Santo Padre subió al escenario, sentí que una sensación de paz se apodero de mi”, dijo Cruz, feligrés de la parroquia San Antonio de Padua en el Bronx, a la mañana siguiente a Catholic New York en el lobby del Hotel El Panamá, ubicado en el centro de la ciudad de Panamá, donde se alojaba el grupo.

Cruz estaba visiblemente encantado y aún eufórico mientras estaba sentado al lado de Mercedes Espaillat, la madre del padre Joseph Espaillat, párroco de San Antonio de Padua. Cruz tiene una estrecha relación con la familia Espaillat.

“Honestamente, fue increíble. Ahora puedo escuchar la voz de Dios mucho más claramente que antes. Después de ver al Santo Padre ahí, después del Vía Crucis, sentí que eso era lo que había sucedió... Lo mejor de todo es que el grupo de Estados Unidos tuvo el privilegio, al igual que Panamá, de estar lo más cerca posible del papa en las escaleras del escenario, como a diez pies de distancia, por unos buenos 5 a 10 segundos, ¡estábamos ahí como con el papa!

El papa Francisco habló sobre el significado del Camino de la Cruz, el camino del sufrimiento, y el dio una bendición especial.

Cruz habló con CNY en el lobby del hotel mientras el grupo de Nueva York y otros peregrinos estaban preparando su equipo de campamento antes de comenzar la caminata hacia campo San Juan Pablo II, para la vigilia de un día y una noche como anticipo a la misa de clausura del papa Francisco la mañana de enero 27.

Mary Elise Zellmer, directora adjunta de la Oficina de Ayuda de Jóvenes Adultos de la arquidiócesis, dijo algunos momentos después de que CNY había hablado con Cruz, que la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) la había contactado para que les recomendara a una persona (para el Camino de la Cruz). “Y yo solo creo,” dijo Sra. Zellmer, “que él (Cruz) es tan vibrante y lleno de vida, y pensé que el haría un gran trabajo representándonos. Es un verdadero neoyorquino y parecía simplemente tenerlo todo”.

Una vez que terminó la JMJ Panamá 2019, la Sra. Zellmer escribió por correo electrónico: “Estos son algunos jóvenes realmente especiales. Sé que no dejarán lo que encontraron y aprendieron en Panamá, pero que lo traerán con ellos a la arquidiócesis de Nueva York”.

Cynthia Psencik, directora de la Oficina del Ministerio de la Juventud de la arquidiócesis, escribió: “Ser parte de esta semana me ayudó a presenciar la belleza de la Iglesia de Dios. Todos estábamos aquí porque amamos nuestra fe”.

Peregrinos de América Latina, Estados Unidos y de todo el mundo estuvieron, en diferentes momentos de sus experiencias, visiblemente felices, llenos de emoción, serenos y en profunda oración durante las reuniones de campo dirigidas por el papa Francisco y otros. Las actuaciones musicales fueron a veces suaves y contemplativas, y a veces ruidosas y festivas.

En la hora antes de la misa de clausura del papa el 27 de enero a las 8 a.m., muchos hombres, mujeres y niños, peregrinos no oficiales de la JMJ, estaban caminando hacia el campo San Juan Pablo II para presenciar el evento histórico, añadiendo significativamente a los estimados que se habían pronosticado para la multitud presente. La asistencia al servicio de vigilia fue de 600.000 personas.

“He conocido gente de todo el mundo. Es algo que es muy placentero”, dijo uno de los peregrinos de Nueva York, Moisés Cepeda, de 18 años, a Catholic New York el 26 de enero. “Ha sido una gran experiencia ver a todos los diferentes países unirse”, añadió  Cepeda, feligrés de la parroquia de San Gabriel y San José en New Rochelle, acerca de la reunión llena de fe.

Junelle Addei, de 20 años, feligresa de la Inmaculada Concepción en el Bronx, dijo: “Realmente estoy encantada con todo esto. Es la vez que más en paz he estado, pero también es algo energizante: son dos emociones en una. Me siento muy agradecida de disfrutar de esta experiencia”.

El padre Joseph A. Espaillat, párroco de San Antonio de Padua, dijo que la JMJ “significa mucho para el crecimiento espiritual de los presentes. Es una reunión muy poderosa y significativa.

“Creo que de esto vendrán muchos frutos a partir de esta experiencia, no solo en términos de vocaciones, sino también entre los jóvenes comprometidos con Cristo y con la Iglesia”.

Además de la Sra. Zellmer y la Sra. Psencik, los otros coordinadores principales fueron Colin T. Nykaza, director de la Oficina de Ayuda de Jóvenes Adultos de la arquidiócesis; y Daniel Genn, director adjunto de la oficina del Ministerio de la Juventud.

Los otros coordinadores fueron el padre Espaillat; la hermana Milagro Mercado Parra, S.C.R., directora de educación religiosa en San Antonio de Padua; el padre Benjamín Palacios, vicario parroquial de la iglesia de San Gabriel y San José; el hermano Tyrone A. Davis, C.F.C., director ejecutivo de la Oficina de la del Ministerio Negro (OBM, por sus siglas en inglés); y Leah T. Dixon, directora asociada de OBM.

“Esta (JMJ) puede ayudar a los jóvenes a descubrir su vocación y a fortalecer su fe”, dijo el padre Palacios antes de que todos dejaran el lobby del Hotel El Panamá y se dirigieran a la reunión de la vigilia. “Ellos pueden ayudar a construir una nueva Iglesia, una Iglesia más fuerte”.

En su homilía durante la misa de clausura de la JMJ, pronunciada en español, el papa Francisco dijo a los jóvenes peregrinos:

“Ustedes no son el futuro sino el ahora de Dios, y él los invita y les llama en sus comunidades y ciudades para que vayan y encuentren a sus abuelos y ancianos; a que se pongan a su lado; a que hablen y realicen el sueño que el Señor ha soñado para ustedes...Gracias. Su fe y su alegría han hecho que Panamá, el resto del continente americano y el mundo entero se sacudan... Vamos en un viaje. Sigan caminando, sigan viviendo la fe y compártanla”.

 

Armando Machado, reportero de Catholic New York, nació en Colón, Panamá, y se crio en el Bronx. La cobertura de JMJ Panamá 2019 en su país natal fue de importancia excepcional para él, como periodista, Católico, hijo de Panamá.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment