Puertorriqueños Animados a Rezar por la Economía de la Isla

Posted

El Desfile del Día Nacional Puertorriqueño ha sido una celebración muy animada en Manhattan desde hace más de medio siglo. El desfile anual, al igual que su gente y su cultura, son parte de la base de esta metrópolis multicultural.

Durante la misa semanal en español el 5 de junio, multitudes de la comunidad puertorriqueña se reunieron en la catedral de San Patricio para celebrar la misa del Desfile del Día Nacional Puertorriqueño. La liturgia inicia una semana llena de festividades culturales, incluyendo el tradicional desfile a lo largo de la famosa quinta avenida en Manhattan, el cual se lleva a cabo el 12 de junio.

Oraciones durante la liturgia del domingo por la tarde se ofrecieron por la solución de la actual crisis económica que afecta a Puerto Rico.

La misa fue patrocinada por la Oficina del Ministerio Hispano de la Arquidiócesis, y junto con el desfile, la liturgia marcó la quincuagésima novena misa anual celebrada en la catedral.

El celebrante principal y predicador fue el padre Eric Cruz, párroco de la parroquia de San Juan Crisóstomo en el Bronx, quien es también coordinador regional del Bronx para Caridades Católicas de la arquidiócesis.

Nativo de Nueva York pero de ascendencia puertorriqueña, el padre Cruz, en su homilía, pidió a sus compañeros puertorriqueños no quedarse simplemente como espectadores durante estos tiempos económicos tan preocupantes.

Se dice que Puerto Rico está pasando por su peor crisis financiera desde la Gran Depresión. Los informes han indicado que Puerto Rico tiene una deuda de $70 mil millones de dólares y que la tasa de desempleo es del 16 por ciento.

“Sabemos del estado actual de nuestro querido Puerto Rico y quedarnos tranquilos al respecto es como rendirnos ante la derrota”, dijo el padre Cruz. “Tenemos que volver a conectarnos con nuestra isla y resucitar a Puerto Rico o nuestra historia se habrá ido”.

El padre imploró a los asistentes a mantener a Puerto Rico en sus oraciones e instó a todos aquellos de ascendencia puertorriqueña a ser proactivos durante este tiempo tan difícil. “Como hijos e hijas de la isla, tenemos que integrarnos como instrumentos de paz y unidad. Debemos extender nuestras manos como Jesús y abrir nuestros corazones.

“Dar la vida como Jesús y servir de inspiración como Jesús”, dijo el padre Cruz. “Un nuevo comienzo en Puerto Rico empieza con nosotros mismos”.

Omar Ayala pertenece a la parroquia de la Sagrada Familia, Santísímo Sacramento y St. John Vianney en el Bronx. La fe, dijo Ayala, nunca debe ser fugaz. “Yo nací en Nueva York y me crie aquí, pero mi madre siempre me inculcó desde muy temprana edad que yo soy de Puerto Rico.

“Tengo un gran orgullo en decir que soy de Puerto Rico y tengo fe en que las cosas van a mejorar”, agrego Ayala.

“Yo rezo para que los funcionarios elegidos quienes tienen una gran responsabilidad en la búsqueda de respuestas a los problemas que nosotros (Puerto Rico) tenemos en este momento”, dijo Ayala.

“Nuestra gente es gente trabajadora de fe y nuestras oraciones, yo creo, que serán respondidas”.

El orgullo y el nacionalismo fueron evidentes a medida que muchos puertorriqueños entre los presentes agitaban banderas durante la liturgia.

Lorraine Cortés-Vázquez, este en su tercer año como presidente del Desfile Nacional Puertorriqueño. Feligrés de la parroquia del Santo Rosario y la Natividad de Nuestra Señora, en el Bronx, Cortés-Vázquez nació y se crio en el este de Harlem, donde fue feligrés de la parroquia de San Pablo.

“Qué maravillosa manera de comenzar la celebración con un momento sagrado y solemne”, dijo Cortés-Vázquez. “Tal como lo dijo el padre Cruz, somos un solo pueblo, con la fuerza de 8 millones de personas. No somos una diáspora. Somos una extensión de la tierra natal. Necesitamos levantar nuestras voces aún más para Puerto Rico”.

Ella dijo que su misión es la de promover los aspectos positivos de la comunidad puertorriqueña, usar el desfile como una plataforma educativa y recaudar dinero para becas “porque la educación es el ecualizador financiero y económico”.

El desfile de este año está dedicado a la ciudad de Arecibo, Puerto Rico. Situada en la costa norte de la isla, se considera como el municipio más grande en Puerto Rico por su extensión.

El tema del desfile es “Un Pueblo, Muchas Voces”.

La quinta avenida se convierte en un escenario global, incluyendo música, danza, celebridades y entretenimiento familiar. El desfile marcha desde las 11 a.m. a las 5 p.m. Empezando en la calle 44 y terminando en la calle 79, extendiéndose así por 35 cuadras, y con aproximadamente 100.000 participantes y anfitriones, además de 1,5 millones de espectadores. El desfile será transmitido en vivo por el canal de televisión WABC-TV, Canal 7.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment