Señor, A Quién Iremos

Una Educación Católica para el Cuerpo, la Mente y el Alma

Posted

En mi último artículo, escribí honrando a nuestras famosas escuelas Católicas, animando a nuestros padres a enviar a sus hijos. Me siento apreciado de sus comentarios.

La razón por la que a veces tenemos que tomar la renuente y dolorosa decisión de cerrar una escuela es por una razón: no hay suficientes niños/as en ellas.

Pueden acusar de mezquina, antigua arquidiócesis, lo que muchos hacen (olvidando que solo en el año pasado invertimos $43.6 millones de fondos en la arquidiócesis para nuestras escuelas); puedes culpar injustamente a los sacerdotes y los principales escolares; pueden culpar a las hermanas o hermanos que frecuentaban proporcionar a la mayoría de nuestros maestros; o puede culpar a los padres que eligen no enviar a sus hijos a nuestras escuelas.

A la larga, el “juego de culpar” no tiene ganadores.

¿Por qué los padres deciden no inscribir a sus hijos en una escuela Católica?   No podría ser que las escuelas públicas sean mejores, ya que año tras año las estadísticas sobre los exámenes estatales y las tasas de graduación en las escuelas Católicas son mucho más altas.

Conocemos el motivo: el dinero. Los padres tienen que sacrificarse para obtener la matrícula y simplemente, algunos no pueden pagarla. Hacemos todo lo posible para ayudar con las becas (en realidad, todos los estudiantes de una escuela Católica tienen una beca, ya que la matrícula solo cubre alrededor del 75 por ciento del costo), y el año pasado proporcionamos $16,354,000 para las familias que lo necesitaban. Podríamos discutir, como lo han hecho mis predecesores desde que lo hizo el Obispo John Hughes, que las escuelas públicas no deberían tener el monopolio de la educación, y que los impuestos escolares deberían seguir a los niños hasta las escuelas que elijan los padres. No aguantes la respiración para que los políticos le escuchen. Por lo general, solo apoyan a nuestras escuelas cuando quieren que un niño participe en una, o cuando protestan porque una escuela de sus distritos tuvo que cerrar.

Lamentablemente, algunos padres tienen considerable dinero, pero aun así eligen escuelas gratuitas. Recibí una carta de los padres de un estudiante de secundaria que escribió con lágrimas en sus ojos que le informaron a su hijo que él no podía graduarse hasta que la matrícula sea pagada. ¿Podría ayudar y ser misericordioso? Cuando llamé por teléfono a la principal, ella dijo amablemente: “Cardenal, haré lo que me diga. Pero, ¿comprobó la dirección de retorno en la carta? “No lo había hecho, pero luego lo hice. “Ok, veo que es de Florida”. “Sí”, continuó la principal, “Tienen una casa de invierno allí. Y el hijo que se graduó maneja un convertible T-Bird”. Dicho suficiente...

Mi punto de la última columna fue que la razón más convincente para que un padre se sacrifique para la educación Católica de sus hijos fue debido a los valores, la moral, el fundamento espiritual y el carácter que sus hijos tienen, una educación Católica, que es holístico cuerpo, mente y alma.

¡Lo que significa que debemos, en justicia, dar tal educación!

Recientemente, una madre me dijo que ella, su esposo y su hijo estaban recorriendo universidades para decidir por el futuro del hijo. La preferencia de los tres era un Colegio Católico. Estaba tan decepcionada cuando, en la gira de uno de ellos, el guía del estudiante les aseguró: “Oh, esto se llama un Colegio Católico, pero no te preocupes. Nunca tenemos que ir a la capilla, no tenemos que tomar ningún curso de religión, nadie reza en la clase y nadie sabe que el Colegio es Católico.”  No hace falta decir que se fueron de gira. (Por cierto, lo que fue triste es que conozco el colegio, y no merece esa descripción negativa. El guía lo hizo mal).

Por lo tanto, nuestras escuelas deben tener una educación religiosa sólida y eficaz, diariamente, por medio de creyentes, y maestros calificados. ¡No contrataríamos a un profesor de matemáticas que no conozca su materia, tampoco deberíamos nosotros tener a un profesor que no conozca de religión! Comenzaríamos y terminaríamos cada día con una oración. Los estudiantes a menudo iban frecuentemente a la Misa, la confesión y las devociones. Nuestros hijos aprenderían las oraciones, los mandamientos, la Biblia y las enseñanzas morales de la Iglesia. Aprenderían cómo defender su fe, a respetar toda la vida y a servir a los necesitados. Si no lo hacen, ¿por qué sacrificarse para elegir una escuela Católica?

Se concluye la escuela por el verano. Renuevo mi profundo aprecio por nuestros principales, maestros, juntas, parroquias, regiones, sacerdotes, voluntarios, ex alumnos y benefactores que aseguran que nuestras escuelas sigan siendo excelentes, asequibles y disponibles. 

E insto a nuestros padres a sacrificarse para enviar a sus hijos a ellas.   Por esto Jesús preguntó: “¿Qué nos beneficia si ganamos el mundo, pero perdemos nuestra alma?”

¡Un bendecido descanso de verano!

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment