Monjas Carmelitas en Cuba Reciben Máquina para Hacer Hostias de Parte del Cardenal

Posted

En un gesto que honra la Eucaristía y a los fieles, el cardenal Dolan y benefactores de la arquidiócesis han dado una máquina para hacer hostias a una congregación de monjas en Cuba.

El sagrado regalo fue transportado el mes pasado a las Monjas Carmelitas Descalzas de La Habana, Cuba, en un barco procedente de España donde se fabricó la máquina. El especial regalo surgió de la visita pastoral del cardenal a Cuba en febrero de 2020.

"Ahí había una máquina que había sido donada por el cardenal (John) O'Connor, la cual ya no funcionaba bien”, dijo Wanda Vásquez, directora del Ministerio Hispano arquidiocesano, en una entrevista telefónica que dio a Catholic New York. "El cardenal Dolan le dijo a la madre superiora que cualquier cosa que necesitase con respecto a ayudar a la Iglesia en Cuba, él estaría disponible para ayudarlas".

La Sra. Vásquez, quien estuvo entre varias personas que acompañaron al cardenal Dolan en la visita, señaló que las monjas "hacen las hostias para todas las parroquias de la isla". Ella agregó que la madre superiora, después de que el cardenal regresó a Nueva York con su pequeño séquito, dio a conocer que había algo que ellas necesitaban: que se arreglara la máquina de hacer hostias.

"Así que el cardenal tomó la decisión, en vez de ayudarlas a arreglar la máquina, de conseguir una nueva", dijo la Sra. Vásquez. "Él dijo que quería hacerlo como un regalo. Así que fue un regalo del cardenal Dolan a través de su visita pastoral a Cuba.

"Él sintió que necesitaba ayudarlas a ayudar a la Iglesia en Cuba a continuar nuestro valor eucarístico... de poder crear las hostias y poder seguir entregándolas a todas las parroquias de Cuba.

El padre Lorenzo Ato, director de comunicaciones para el Ministerio Hispano de la arquidiócesis, manejó los contactos el año pasado con el fabricante de máquinas de hostias, Formas Giménez Maquinaria, con sede en Zaragoza, España.

Un problema de envío retrasó la llegada de la máquina a Cuba hasta mediados de febrero. El padre Ato calificó el regalo del cardenal como "un noble gesto".

La hermana Ana Mercedes de Jesús Crucificado, O.C.D., madre superiora de las monjas, dijo a CNY en un correo electrónico el 3 de marzo que la congregación está agradecida con el cardenal Dolan y la Arquidiócesis de Nueva York por la nueva máquina para hacer hostias.

"Hemos visto su corazón de pastor ante un rebaño necesitado de lo más importante, el pan para la celebración eucarística", dijo la hermana Ana Mercedes, señalando que la congregación "continuará rezando por el cardenal Dolan, por sus obras pastorales y por sus intenciones más profundas".

Ella añadió que la obra de las Monjas Carmelitas Descalzas de La Habana "es un desafío en un país sediento de Dios".

"Para nosotras como Carmelitas Descalzas, desde la rendición tranquila y silenciosa a los pies de Jesús en el tabernáculo, llevamos las alegrías y esperanzas, el dolor y el sufrimiento de todo el pueblo cubano y de toda la humanidad".

La comitiva del cardenal, además de la Sra. Vásquez, incluyó al obispo auxiliar ahora retirado Octavio Cisneros, de la Diócesis de Brooklyn, nacido en Cuba; monseñor Kevin Sullivan, director ejecutivo de Caridades Católicas de la arquidiócesis; y tres representantes de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (padre Leopoldo Pérez, Christopher Ljungquist y Richard Coll).

Obispo Cisneros también formó parte de la visita pastoral del cardenal O'Connor en abril de 1988, después de la cual el cardenal dispuso que las monjas Carmelitas Descalzas recibieran una nueva máquina de hacer hostias.

 

"El cardenal O'Connor se enteró de que necesitaban urgentemente una nueva máquina para hacer hostias", dijo el obispo Cisneros a CNY la semana pasada por correo electrónico. "Como cubano y como obispo fue un honor ser invitado por los dos cardenales O'Connor y Dolan para acompañarlos en su ministerio pastoral.  Mi participación con el cardenal Dolan fue para ser de ayuda con el idioma y para presentarlo a los ministros eclesiales y laicos en la isla".

(El cardenal O'Connor fue nuevamente a Cuba en 1998, cuando el ahora -Santo Papa- Juan Pablo II realizó una visita pastoral).

La visita pastoral de seis días del cardenal Dolan a Cuba tuvo lugar del 7 al 12 de febrero de 2020. El cardenal fue invitado a visitar la nación insular caribeña por parte de su presidente, Miguel Díaz-Canel, y por los obispos cubanos. El aceptó la invitación después de consultar con el Departamento de Estado de los Estados Unidos y la Santa Sede.

El viaje del cardenal Dolan se hizo destacar por las misas y las visitas a la comunidad pastoral del cardenal, incluyendo la visita a las Monjas Carmelitas Descalzas de La Habana. Las Hermanas Contemplativas de la Orden de Carmelitas Descalzas, fundadas en España en 1562, emulan la vida de su fundadora, Santa Teresa de Ávila. La congregación cubana fue fundada en 1702.

En su cobertura de la visita pastoral del año pasado, la agencia de noticias Catholic News Service citó al cardenal Dolan diciendo de las monjas en su monasterio de Santa Teresa y San José:

"Tengo confianza en el futuro de la Iglesia debido a vuestra presencia... Ver a estas maravillosas hermanas, saber que oran a diario, dando sus vidas en silencio y penitencia y oraciones por el bien de las almas, la conversión de los pecadores, por la gloria del nombre de Dios, por el amor de Jesús y Su Iglesia, qué gran bendición es esto. Así pues, hermanas, gracias. Las amamos en los Estados Unidos".

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here