En la Misa de Nuestra Señora de la Providencia, Palabras de Confianza en María y su Hijo

Posted

El padre Eric Cruz, en su homilía durante la misa anual a Nuestra Señora de la Providencia celebrada en la Catedral de San Patricio, habló sobre el misterio y el significado de las intercesiones de María, la Resurrección de Cristo y "nuestro encuentro con el Señor".

“Nuestro objetivo, nuestro deseo más profundo es un encuentro con nuestro Señor resucitado”, dijo el padre Cruz, presidente del consejo de sacerdotes del Ministerio Hispano arquidiocesano. “Nuestro Señor Jesucristo; el que nació de la Virgen María, Madre de la Providencia”.

El padre añadió: “Hermanos y hermanas, no esperamos un momento o un lugar; esperamos tener un encuentro con la persona, Jesús. El problema no es cuándo ocurrirán estos signos anunciados (del fin de los tiempos); sino que se nos encuentre preparados. Tampoco se trata de cómo sucederán estas cosas, sino de cómo debemos de comportarnos hoy durante la espera".

El obispo auxiliar jubilado Gerald T. Walsh fue el celebrante principal de la misa del 14 de noviembre celebrada en español. Nuestra Señora de la Providencia es la patrona de Puerto Rico.

El padre Cruz, aludiendo a los versículos bíblicos sobre el fin de los tiempos, señaló que Cristo está aquí “para escuchar, acompañar, consagrar y elevar a la humanidad, a todos aquí; para que no vivamos asustados y aterrorizados. Pero si no entendemos las predicaciones del Señor, siempre seremos víctimas del terror y el miedo".

El padre Cruz, nacido en Nueva York de ascendencia puertorriqueña, habló acerca de cómo sufrió una grave lesión craneal en un accidente automovilístico a los 17 años. El recuerda haber sentido la presencia de Dios y escuchar al Señor decirle que su trabajo aún no había terminado. “No sé cuál es el trabajo. Tengo una idea, una idea de que puede estar relacionado con mi vocación”, él dijo. “Pero siempre debemos estar preparados para los cambios en la vida, para enfrentarnos a lo que nunca imaginamos, o lo que nunca esperamos; como la muerte de un ser querido, la enfermedad de un cónyuge".

El padre Cruz también dijo que debemos recordar y apreciar “las diarias señales cuando la misericordia, la presencia, la compasión, el amor, la esperanza y la fe (del Señor)” son demostradas por las buenas obras de los demás, personas que “extendieron una mano de paz, la presencia de Cristo".

Como ejemplo, el padre destacó los amables actos de las personas que dan la bienvenida y ayudan a los inmigrantes recién llegados a los Estados Unidos.

Hablando de desastres naturales, el padre Cruz recordó a los fieles sobre la devastación en Puerto Rico causada por el huracán María en 2017. “Los que casi nunca oraban antes del huracán estaban de rodillas orando por miedo a lo que se veía venir”, dijo el padre, señalando la importancia de mantener una vida de oración activa.

Los celebrantes de la misa, a la cual asistieron varios cientos de personas, incluyeron al padre Lorenzo Ato, director de comunicaciones del Ministerio Hispano arquidiocesano, y al padre Brian McWeeney, director del Apostolado Étnico arquidiocesano. El coro estuvo conformado por miembros de varias parroquias de Manhattan y el Bronx.

La devoción a Nuestra Señora de la Providencia tiene sus raíces en las Escrituras y se atribuye a la intervención de María en La Boda de Caná. Originaria de Italia en el siglo XIII, la devoción fue llevada más tarde a España, donde se construyó un santuario en Cataluña.

El obispo catalán Gil Esteve, obispo de Puerto Rico (1848-1854), llevó la devoción a la isla caribeña, poniendo su ministerio en manos de la “Divina Providencia” después de encontrar la catedral y las finanzas diocesanas en un estado terrible. Gracias a la fiel devoción del obispo, la catedral fue restaurada en menos de cinco años.

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here